El juicio al presunto narcotraficante venezolano Walid Makled cumplió hoy su séptima semana de audiencias entre el silencio del acusado, quien había hecho fuertes acusaciones contra altos funcionarios del Gobierno fuera de los tribunales, y mientras la defensa prevé que se alargue por lo menos un año más.

"Aunque estamos bastante optimistas, pensamos que puede tardarse un poco más del año", dijo a Efe el abogado de Makled, Rafael Ojeda.

El letrado indicó que el proceso avanza "muy lentamente" por la gran cantidad de pruebas que presentaron tanto la fiscalía, 400, como la defensa, otras 180 más.

"Apenas se han evacuado 25 pruebas" desde que dieron inicio las audiencias el pasado 9 de abril, apuntó Ojeda.

Poco más de un año después de haber sido entregado por las autoridades colombianas a Venezuela y en la décimo cuarta audiencia del proceso, Makled ha optado por mantenerse en silencio en el tribunal.

"Es una estrategia conjunta entre la defensa y el propio Walid Makled. Es bastante importante que él vea cuáles son las pruebas que tiene el Ministerio Público en su contra, las analice y, entonces, él pueda fundamentar una intervención que lo beneficie", indicó el abogado.

Sin embargo, dijo que Makled "puede declarar cuando lo considere conveniente", al tiempo que se distanció de las acusaciones que su cliente hizo desde Colombia, en las que definió a Venezuela como un "narco-Estado" y aseguró que hizo pagos de grandes cantidades de dinero a funcionarios, incluido "el alto Gobierno".

"La defensa ha sostenido que eso es una opinión muy personal de él y él sabrá cuáles son las cosas que guarda y cuándo deberá decirlas", señaló.

Walid Makled, también conocido como "El Turco", enfrenta un juicio por los presuntos delitos de tráfico de drogas, legitimación de capitales, asociación para delinquir y los asesinatos de un periodista y un médico veterinario.

El abogado descartó algunas versiones que han circulado en medios nacionales sobre una posible injerencia del Gobierno, en vista a las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre, para que Makled se mantenga callado.

"No son más que especulaciones (...) si hay (presiones), nosotros no lo sabemos, realmente nosotros estamos enfrascados en esta defensa", dijo Ojeda, juez regional jubilado en 2005.

Ante las denuncias que hizo el exmagistrado del Tribunal Supremo Eladio Aponte, quien fue destituido por supuestos nexos con Makled, de injerencia gubernamental en la justicia, Ojeda dijo que como magistrado retirado le decepciona "que esas cosas pasen", al tiempo que consideró que "todavía hay jueces probos, preparados, aptos y honestos dentro del poder judicial".

Con respecto al juez que lleva el caso, Alí Paredes, dijo: "Ha demostrado hasta ahora conducir sus audiencias con mucha rectitud respetando los derechos de los detenidos y creo que hasta ahora ha sabido llevar su proceso bien llevado".

Por otra parte, Ojeda confirmó que la semana pasada Paredes concedió la medida humanitaria de casa por cárcel a Alex Makled, uno de los hermanos del presunto narcotraficante imputado por el caso, por un agravamiento de las secuelas de un accidente cerebro-vascular.

Makled llegó extraditado a Caracas el 9 de mayo de 2011 procedente de Colombia, donde había sido detenido el 19 de agosto de 2010, después de que Bogotá diera prioridad a una reclamación de Caracas sobre otra de Estados Unidos por cargos de narcotráfico.