El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35, perdía el 1,24 por ciento en los primeros compases de la sesión de hoy a la espera de la cumbre europea sobre crecimiento, con los inversores empeñados en recoger parte de los beneficios logrados la víspera.

A primera hora, el selectivo español perdía 82,50 puntos y se situaba en 6.578 unidades, mientras que el Índice General de la Bolsa de Madrid retrocedía el 1,30 por ciento.

El resto de mercados europeos optaba también por las pérdidas, del 1,4 por ciento en París, y del 1,38 por ciento en Milán.

En el ánimo de los inversores pesaban también las malas sesiones vividas ayer en Wall Street por las renovadas dudas sobre la salida de Grecia del euro, y hoy en las bolsas asiáticas, después de que la agencia de medición de riesgos Fitch haya rebajado la calificación de Japón.

Los líderes de la Unión Europea (UE) exploran vías para relanzar el crecimiento económico en una cumbre extraordinaria que sirve de estreno en Bruselas al nuevo presidente francés, François Hollande, con el que tendrá un encuentro previo el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Rajoy defenderá en el Consejo Europeo de Bruselas que la UE garantice la estabilidad financiera de la zona euro y compagine las políticas de austeridad con las de crecimiento.

Antes de eso, el pleno del Parlamento Europeo vota una resolución que apoya la creación de una tasa a las transacciones financieras.

Dentro de un IBEX completamente teñido de rojo, Sacyr sufría el mayor descenso, del 5,59 por ciento.

Los grandes valores del mercado encajaban pérdidas del 2,20 por ciento para BBVA; del 1,95 para Telefónica; del 1,49 para Santander; del 1,37 para Iberdrola; del 1,23 para Repsol; del 1,07 para Endesa, y del 0,94 para Inditex.

En el mercado de divisas de Fráncfort, el euro abrió hoy a la baja y se cambiaba a 1,2675 dólares, mientras que en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) de Londres el barril del crudo Brent para entrega en julio cotizaba a 107,75 dólares, 0,66 menos que al cierre de la jornada anterior. EFE