El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó hoy un crédito de 20 millones de dólares para la puesta en práctica de un programa modelo de desarrollo infantil temprano en Bolivia.

El proyecto tiene previsto mejorar el acceso y la calidad de la atención para más de 25.000 niñas y niños menores de 4 años hasta 2017.

"Fortalecer los programas de salud, nutrición, estimulación temprana y educación de los padres durante la primera infancia no sólo rinde mejores resultados, sino que es una inversión en el futuro del país", indicó Julia Johannsen, jefa del equipo del proyecto del BID.

El organismo multilateral destacó que Bolivia aumenta notablemente sus inversiones en programas para reducir la pobreza y la desigualdad, ampliando el acceso a servicios sociales para los segmentos más vulnerables de su población.

Según el comunicado del BID, "al apoyar la expansión de la atención para el desarrollo infantil temprano, el Gobierno boliviano busca eliminar una de las causas de la transmisión de la pobreza de generación en generación".

Los fondos tendrán como objetivo ofrecer cobertura absoluta de desarrollo infantil temprano en municipios con altos niveles de pobreza como Padilla, Azurduy y Camargo en Chuquisaca y Uyuni, Uncía, Tupiza y Ocurí en Potosí, además de las capitales departamentales de Sucre y Potosí.

El programa incluye visitas médicas de control, personal calificado en estimulación temprana y nutrición, mejoras de infraestructuras y el fortalecimiento de la capacidad de planificación y supervisión.

El crédito consiste de un préstamo del Capital Ordinario del BID por 15 millones de dólares a 30 años, con un período de gracia de 6 años; y un préstamo del Fondo de Operaciones Especiales por 5 millones a 40 años.