El Gobierno de Ecuador espera cerrar en junio un acuerdo con la empresa brasileña Petrobras para pagarle entre 210 y 220 millones de dólares como indemnización por el fin unilateral de un contrato petrolero que tenía con el Estado, dijo hoy el ministro de Recursos Naturales no Renovables, Wilson Pástor.

El pasado diciembre la compañía notificó a Ecuador, según Pástor, de que podría iniciar una demanda en el Centro Internacional de Arreglo de Inversiones del Banco Mundial (Ciadi) si no se llegaba a un acuerdo en seis meses, un plazo que vence en junio.

En abril, el ministro anunció que la indemnización a Petrobras sería de 217 millones de dólares, pero hoy aclaró que la negociación con la compañía continúa y que la cifra final aun no está definida, aunque la situó en entre 210 y 220 millones.

Ambas partes negocian desde noviembre de 2010 una compensación por los activos de la compañía, que no aceptó las nuevas condiciones exigidas por el Gobierno a las petroleras privadas para seguir operando en el país andino.

El ministro explicó hoy en una comparecencia ante el Comité de Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional (Parlamento) que queda por acordar la "tasa de actualización" de las inversiones realizadas por Petrobras.

El Gobierno ha propuesto el 4 % anual y aun existe una diferencia "de 1 ó 2 puntos" con la compañía, dijo.

Además, Petrobras tiene pendientes reclamos tributarios del Servicio de Rentas Internas (SRI) de Ecuador, dijo Pástor. Para resolverlos se debe calcular con precisión cuántos barriles de petróleo la compañía enviaba por los oleoductos, pues obtenía una deducción impositiva por ello, explicó el ministro.

Pástor dijo esperar que ambas partes lleguen a un acuerdo "en las próximas semanas, no más allá del mes de junio".

Petrobras había exigido inicialmente una indemnización de 343 millones de dólares, según Pástor.

Su producción antes de salir de Ecuador era de 16.000 barriles por día, pero los bloques que operaba, que ahora están en manos de la estatal Petroamazonas, actualmente bombean 21.000 barriles, afirmó el ministro.

La estatal brasileña es la compañía que mayor compensación pedía por el fin de su contrato, dado su volumen de producción.

Hace un año, Ecuador entregó 97 millones de dólares a la petrolera estadounidense Noble Energy, que opera en el país andino a través de su filial EDC Ecuador y que tampoco aceptó las nuevas condiciones de los contratos, informó la propia compañía.

Según el nuevo modelo, el petróleo es propiedad del Estado, que paga a las empresas privadas una tarifa fija por barril extraído, con lo cual toda subida de precio del crudo redunda en su beneficio.

La chilena Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), la italiana Agip, las chinas Andes Petroleum y Petroriental, y la española Repsol sí aceptaron en noviembre de 2010 los nuevos contratos y se quedaron en el país.