Arqueólogos en una excavación en Jerusalén encontraron el más antiguo artefacto que ostenta la inscripción de Belén, un sello de unos 2.700 años de antigüedad con el nombre del tradicional poblado donde nació Jesús, anunció la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Eli Shukron, director de excavaciones del organismo, dijo que esta es la primera ocasión que el nombre de la ciudad aparece en un artefacto de este período. El sello de barro, o bulla, fue encontrado en una excavación en Jerusalén.

Shukron agregó el miércoles que el sello ostenta la antigua escritura hebrea utilizada durante ese período del primer templo bíblico judío. Dijo que la cerámica encontrada a un lado data del mismo período.

El sello es de 1,5 centímetros (0,59 pulgadas) de diámetros y lo más probable es que se utilizara para estampar envíos de impuestos, agregó.