Runey Castillo sacudió un oportuno cuadrangular de dos carreras y fue la bugía inspiradora de Ciego de Avila que se llevó la victoria 8-3 sobre Industriales y mantuvo el invicto el miércoles en el segundo cotejo de la final del campeonato cubano de béisbol.

Este segundo juego que ya fue aplazado al martes por la lluvia, comenzó con casi dos horas de atraso por las inclemencias del tiempo en la capital de la isla.

Ciego de Avila tomó ventaja de 2-0 en la serie final después de ganar también el primer cotejo el domingo.

Con el cuadrangular de Castillo en la tercera entrada Ciego de Avila le dio un vuelco al marcador al poner delante a su equipo 2-1, una ventaja que nunca perdió.

El relevista Yander Guevara permitió un sencillo sin que le anotaran carreras con tres ponches en trabajo de cuatro entradas para llevarse la victoria ante 37.000 espectadores en el estadio latinoamericano de la capital cubana.

Los avileños dieron el puntillazo cuando anotaron un racimo de cuatro carreras en el quinto capítulo.

Yorbis Borroto remolcó dos anotaciones con un sencillo combinado con error de Yasmani Tomás, imparables de Raúl González y Yorelvis Charles, sacrifio de Mario Vega y base intencional a Castillo.

Con un doblete Isaac Martínez trajo dos hombres más al plato para darle ventaja de 6-1 a los avileños.

Martínez y González agregaron una carrera cada uno cuando batearon un inatrapable per capita en la séptima entrada.

Juan Carlos Torriente bateó un sencillo con el que descontó una carrera en el quinto episodio en tanto los capitalinos anotaron una más por error en tiro de Ricardo Bordón en ese mismo episodio.

El tercer cotejo de esta final se jugará el viernes en Ciego de Avila, a unos 550 kilómetros al este de la capital.