El sector arrocero de Costa Rica afirmó hoy que atraviesa la peor crisis de los últimos 30 años y criticó al Gobierno por atacar a los productores con afirmaciones "falsas" sobre la recepción de subsidios por encima del límite establecido por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El presidente de la Asamblea Nacional de Productores de Arroz, Óscar Campos, declaró hoy en una conferencia de prensa que es "falso" que el sector esté siendo subsidiado con más de 100 millones de dólares anuales.

"Este ataque al sector busca liberalizar el último cultivo con fijación de precio en el país y beneficiar a las grandes trasnacionales", afirmó Campos.

Costa Rica subsidió con 104 millones de dólares la producción de arroz durante 2011, un 650 % más de lo permitido por la Organización Mundial del Comercio (OMC), según datos del Ministerio de Comercio Exterior.

Las autoridades costarricenses notificaron a la OMC de esta situación el pasado 8 de mayo, como parte de un proceso contra Costa Rica generado por las quejas presentadas desde 2009 por 60 países debido a los subsidios arroceros.

Según Campos, no se trata de un subsidio sino una situación derivada de la fijación de precio estatal al arroz y su comparación con un precio establecido en la OMC.

El dirigente arrocero dijo que la fijación de precio local sirve para cubrir los elevados costos de producción que existen en el país y para "proteger al productor, al consumidor y la cultura alimentaria de Costa Rica".

"Costa Rica es insignificante en la producción mundial de arroz. Sinceramente no creemos que en la OMC estén interesados en sancionar a un país por producir los alimentos que se come su gente", expresó Campos.

Costa Rica consume anualmente cerca de 350.000 toneladas de arroz, grano básico en la dieta de su población, de las cuales produce 210.000 toneladas e importa el resto.

Sin embargo, para este año se prevé que el país solo producirá unas 170.000 toneladas, debido a que el sector atraviesa "la crisis más profunda en los últimos 30 años", de acuerdo con Campos.

El dirigente manifestó que los productores de arroz han sido "desatendidos" por el Gobierno y los industriales están importando grandes cantidades del grano de países como Uruguay, Argentina y Estados Unidos, en detrimento de la cosecha nacional.

El dirigente explicó que en noviembre pasado el Gobierno, el sector arrocero y los industriales alcanzaron un acuerdo que no se está cumpliendo.

Este acuerdo consiste en que para este año los productores locales bajarían de 83.000 a 60.000 hectáreas el área de producción y los industriales se comprometían a comprar toda la cosecha.

Campos dijo que de no percibir señales claras sobre el cumplimiento del acuerdo, los arroceros realizarán movimientos de presión a finales de junio.