El presidente sudafricano Jacob Zuma y su Congreso Nacional Africano solicitaron el martes una orden judicial para retirar de una galería de arte un cuadro que muestra los genitales del presidente, pero dos hombres hicieron justicia por propia mano manchando la obra con pintura.

El caso enfrenta la libertad de expresión con el derecho a la dignidad, ambos garantizados por la Constitución de Sudáfrica. La pintura de Brett Murray se exhibió este mes en una galería de Johannesburgo y llamó la atención del CNA una semana después, cuando la prensa local informó que había sido vendida. Zuma, quien tiene reputación de ser promiscuo, tomó el hecho personalmente y se comparó irónicamente con una víctima de violación. Zuma fue juzgado por violación, y absuelto, en el 2006.

"El retrato me ha ridiculizado y me ha causado humillación e indignidad", sostuvo Zuma en una denuncia interpuesta el martes ante un tribunal en Johannesburgo.

En la audiencia efectuada en un juzgado a pocos kilómetros (millas) de la galería, la jueza Fayeeza Kathree Setiloane dijo que los tres jueces oirán el caso debido a que están en juego el interés nacional y aspectos constitucionales. Agregó que la audiencia continuará el jueves.

Zuma y el CNA pidieron que la pintura, "La lanza", fuera retirada de la Galería Goodman y que el periódico City Press no la exhibiera en su cibersitio.

Aproximadamente a la misma hora en que se ventilaba la audiencia, dos hombres con latas de pintura roja y negra entraron en la galería y se turnaron para arruinar el cuadro.

"Ahora está completamente destruido", dijo Iman Rappetti, reportera de un canal de televisión que estaba en el lugar en el momento de los hechos.

Su canal mostró el video de un hombre que pintó una X roja sobre el área genital del presidente y después en el rostro. A continuación, otro arrojó más pintura sobre el cuadro. Los dos fueron detenidos por el personal de la galería y se los llevó la policía.

El martes por la noche, la galería dijo que la pintura había sido retirada a un lugar seguro y no revelado, y agregó que la galería permanecería cerrada por tiempo indefinido.

Murray no quiso formular declaraciones. La policía dijo que los dos hombres, de 58 y 25 años, comparecerán el jueves ante un juez acusados de daños dolosos a la propiedad.