El opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD) se resiste a reconocer el triunfo de Danilo Medina en las elecciones presidenciales del domingo y analiza supuestas irregularidades cometidas en los comicios.

El vocero del PRD, Andrés Matos, dijo que el candidato Hipólito Mejía prevé presentar la noche del martes su postura sobre las supuestas anomalías y el resultado que dio la victoria a Medina, del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Mejía, quien según los resultados oficiales quedó en un cercano segundo lugar, había informado el lunes que su equipo evaluaba las actas que reúnen los resultados de cada mesa electoral y que los números no coincidían con las cifras oficiales.

La Junta Central Electoral (JCE) informó la noche del lunes que al concluir de contabilizar los sufragios de las 14.470 mesas electorales, Medina había obtenido 51,21% de los votos, seguido por Mejía, con 46,95%.

Robert Arias, delegado del PRD ante el centro de cómputo de la JCE, aseguró el martes que la institución le impidió el ingreso al área a donde llegaban las actas de votación proveniente del todo el país por lo que "tuvimos que resignarnos a ver los resultados".

Ante la anunciada aparición de Mejía para realizar las denuncias, la policía ordenó el acuartelamiento de todos sus generales, tropas élites y el 50% de los agentes a fin de que estén "listos para intervenir ante cualquier eventualidad", informó el vocero de la institución, Máximo Báez.

El anuncio de la policía ocurrió luego de que algunos medios de comunicación difundieron rumores de que el PRD había convocado a sus militantes a protestar en las calles en contra de los resultados electorales.

"Desmiento categóricamente que el PRD esté llamando a protestas", aseguró el secretario general del colectivo, Orlando Jorge, en su cuenta de Twitter.

El propio Mejía, quien gobernó el país entre 2000 y 2004, dijo en Twitter que "no estamos convocando a nadie a las calles todavía, es el gobierno quien pretende alterar la paz llamando el acuartelamiento innecesario".

La misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) citó el lunes algunos "incidentes aislados", que incluían la compra de cédulas a militantes de partidos contrarios para impedir que votaran, pero calificó las elecciones como limpias.

El jefe de misión de observadores, el ex presidente uruguayo Tabaré Vázquez, había aclarado que la compra de cédula no tiene "impacto en el resultado final" de los comicios.

La embajada de Estados Unidos en Santo Domingo se unió el martes a los gobiernos extranjeros, como el venezolano, que han felicitado a Medina por su triunfo.

"El proceso (electoral) fue generalmente abierto, libre y justo", dijo la embajada estadounidense en un comunicado.

A los comicios del domingo acudieron a votar 4,5 millones de los 6,5 millones que estaban habilitados, según los informes de la JCE.