Al menos siete personas murieron hoy y una treintena más resultaron heridas en la ciudad septentrional pakistaní de Karachi a causa de los disparos de un grupo de desconocidos contra los participantes en una manifestación, informó a Efe una fuente policial.

La misma fuente, que prefirió no ser identificada, aseguró que varios de los heridos, entre los que hay agentes de policía, se encuentran en estado crítico.

De acuerdo con su relato, el tiroteo se desató durante una marcha impulsada por un partido minoritario, el Awami Tehrik, en protesta, según medios locales, por la propuesta de dividir la provincia de Sindh (cuya capital es Karachi) y por las recientes operaciones policiales en la ciudad.

Karachi es la mayor ciudad y el motor económico de Pakistán, pero también es escenario de una guerra con tintes étnicos, políticos y criminales que enfrenta a diversas bandas y grupos armados y que periódicamente provoca estallidos de violencia callejera.

Desde finales de marzo, más de un centenar de personas han perdido la vida en diferentes enfrentamientos y distintos actos de violencia.

Según un informe de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP), 750 personas fueron asesinadas el año pasado en Karachi por criminalidad común o vinculada a partidos políticos.