Al menos ocho personas murieron hoy, entre ellas seis miembros de dos familias, y otras diez resultaron heridas en ataques registrados en diversas zonas de Irak, informó a Efe una fuente del Ministerio iraquí del Interior.

Según la fuente, tres parientes de un miliciano suní progubernamental fallecieron y dos sufrieron heridas por el estallido de un artefacto en su vivienda.

El atentado originó grandes destrozos en la casa, situada al oeste de Baquba, capital de la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad.

En la misma zona, en un atentado similar contra la familia de otro miliciano suní, la explosión de dos bombas causó tres muertos y cuatro heridos.

Las fuerzas de seguridad están investigando lo sucedido.

Por otra parte, un soldado iraquí perdió la vida y otros dos resultaron heridos por los disparos de un grupo armado contra su patrulla en la aldea Abdalá Sami, a unos 30 kilómetros al suroeste de la ciudad de Kirkuk, al norte de Bagdad.

Además, la fuente informó de que un guardaespaldas de un juez pereció y dos civiles sufrieron heridas por el estallido de una bomba lapa en el automóvil en que viajaban, en la ciudad de Mosul, en el norte de Irak.