Decenas de miles de personas iniciaron hoy a las 18.00 GMT una manifestación por el centro de Montreal para marcar 100 días de protestas de estudiantes contra los planes del Gobierno de Québec de aumentar las tasas universitarias.

El pasado viernes, el Gobierno de Québec aprobó una serie de medidas de emergencia para controlar las manifestaciones casi diarias que los estudiantes han protagonizado en estos 100 días y que en muchas ocasiones han terminado en enfrentamientos violentos con las fuerzas de orden público.

Durante el fin de semana, casi 400 personas fueron arrestadas por la Policía por participar en manifestaciones no autorizadas, lo que desembocó en el lanzamiento de cócteles Molotov y la destrucción de escaparates.

Hoy, el alcalde de Montreal, Gérald Tremblay, solicitó a los manifestantes que cumplan las órdenes de la policía para evitar nuevos enfrentamientos.

Entre las medidas de emergencia adoptadas por Québec se encuentra la prohibición de llevar la cara cubierta durante manifestaciones y la obligación de remitir a la policía el itinerario de las marchas.

Las medidas han sido criticadas por organizaciones de derechos civiles por considerar que son excesivas.

Los manifestantes han señalado su intención de incumplir las medidas y el principal grupo estudiantil, CLASSE, dijo hoy que no ha remitido a la policía el itinerario que seguirá la marcha.

Las protestas han empezado a atraer la atención de personas famosas e intelectuales tanto fuera como dentro de Canadá.

Durante el fin de semana, el grupo de música canadiense Arcade Fire apareció en el escenario del programa de televisión estadounidense Saturday Night Live luciendo en sus solapas cuadrados rojos en solidaridad con los manifestantes.

En Cannes, el director de cine Xavier Dolan, recorrió el domingo la alfombra roja también luciendo un cuadrado rojo.

Y el controvertido cineasta estadounidense Michael Moore también ha expresado su solidaridad con los estudiantes a través de Twitter calificando las manifestaciones como "una de las más increíbles protestas del año".

El Gobierno de Québec tiene previsto subir las tasas universitarias un 75 % en los próximos cinco años, aduciendo que son las más bajas de Canadá y que la crisis económica obliga a aumentar los costes.

Pero los estudiantes han rechazado los planes de Québec y han señalado que la subida impedirá que muchos jóvenes tengan acceso a la universidad.