El Pleno del Parlamento Europeo (PE) ha dado hoy luz verde a un informe que pide mayor protección para los consumidores en la UE, especialmente para los más vulnerables, los más propensos a los abusos.

El texto, que firma la eurodiputada del PSOE María Irigoyen, señala que los sectores donde es más necesario un marco legislativo estricto son la industria financiera, el transporte y la alimentación.

Respecto al primero, el informe destaca la importancia de una correcta regulación de los mercados financieros, "cuya complejidad implica que, en potencia, cualquier consumidor puede llegar a ser vulnerable".

Según una encuesta de la Comisión Europea de la que se hace eco el texto, el 70 % de las páginas web de empresas de este sector "presentaba irregularidades fundamentales en la publicidad y la información básica exigida e indicaba el coste de los productos de manera engañosa".

Por lo que respecta al sector alimentario, la Eurocámara señala a los niños y al peligro de la obesidad infantil.

"Los menores son más vulnerables a una publicidad agresiva de productos con elevados contenidos de azúcares, grasas o sales", denuncia el PE.

Igualmente, la Eurocámara reclama más transparencia en el caso de los transportes y las nuevas tecnologías, por las tarifas a menudo abusivas que aplican las compañías.

En el debate previo al voto, Irigoyen ha afirmado que "para solucionar las deficiencias es necesario adoptar una estrategia de protección de los consumidores vulnerables y que tanto la Comisión Europea como los Estados miembros introduzcan en sus legislaciones medidas específicas para garantizar una protección adecuada que vaya más allá de la mera información".