El presidente francés, François Hollande, se estrenará mañana en una cumbre europea, la informal que mantendrán los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea (UE), con la propuesta de los eurobonos como idea estrella.

Hollande afirmó en Camp David, en la cumbre del G8 del pasado fin de semana, que presentará "un paquete de medidas" en favor del crecimiento en la cumbre europea, entre las que figurarán la creación de los eurobonos.

"No seré el único en proponerlos, me lo han confirmado aquí", afirmó el presidente francés en Estados Unidos, sabedor de la oposición que esa medida genera en Berlín.

Hollande indicó que París cuenta "con los apoyos necesarios para que la cuestión de los eurobonos" esté encima de la mesa de la cumbre informal de Bruselas.

Aunque no será la única proposición que lleve en su cartera el recién elegido presidente francés, que también propondrá la creación de obligaciones comunes para financiar proyectos de recuperación económica, una medida mejor vista por Alemania.

Fuentes de la presidencia gala consideran que Hollande logró en su desplazamiento a Estados Unidos el respaldo necesario para introducir en la agenda sus proposiciones para potenciar el crecimiento económico, frente a las medidas de austeridad promovidas por la canciller alemana, Angela Merkel.

París cree tener el apoyo del primer ministro italiano, Mario Monti, que ha convocado una "mini-cumbre" sobre el crecimiento a la que, además de Hollande y Merkel, asistirá el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Precisamente Rajoy tiene previsto mantener un almuerzo de trabajo con Hollande en el Elíseo mañana, poco antes de que ambos se trasladen a Bruselas.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, destacó la importancia de la cumbre de mañana en la capital comunitaria, convocada "con urgencia" ante la situación que atraviesa el continente.

En particular, el jefe del Gobierno indicó en una entrevista con el diario "Libération" que la cumbre enviará "un mensaje fuerte" al pueblo griego "y a todos los demás pueblos europeos".

Grecia estará en la agenda de la reunión y los asistentes "abordarán todas las cuestiones, financiera, el sistema bancario, el crecimiento, la protección", señaló Ayrault.

Hollande "también se referirá al pacto de responsabilidad, al crecimiento y a la gobernanza que deseamos para Europa", indicó el primer ministro.

El objetivo será "abrir un camino para salir de la crisis sin estrangular a los ciudadanos", aseguró Ayrault, quien no descartó que se aborde el tema de los préstamos directos del Banco Central Europeo (BCE) a los Estados en dificultad.