Los Gobiernos de Guatemala y Perú firmaron hoy un convenio de cooperación mutua para el intercambio de experiencias y asistencia técnica en programas de combate a la pobreza, que afecta al 51 y 39 % de sus poblaciones, respectivamente.

El propósito del convenio es que los Ministerios de Desarrollo Social de los dos países "vayan creciendo juntos y aprendiendo de ambas experiencias y que las inversiones tengan el efecto más positivo en las poblaciones más rezagadas", dijo a Efe la ministra guatemalteca, Lucy Lainfiesta, luego de firmar el acuerdo.

Las dos carteras son de reciente creación. Perú lo hizo en octubre de 2011 y Guatemala en febrero de 2012.

Lainfiesta explicó que con Perú intercambiarán indicadores de evaluación para que las decisiones que tomen sean con base en incidencias.

"Tenemos que ver qué es lo que funciona (de los programas sociales) para darle oportunidad a las personas que viven en vulnerabilidad", señaló.

Guatemala, con más de 14 millones de habitantes, tiene el 51 % viviendo en pobreza y de ellos, el 15 % en pobreza extrema.

Para aliviar este flagelo, el Gobierno del presidente Otto Pérez Molina ha puesto en marcha varios programas sociales, entre ellos el de remesas condicionadas que benefician a más de 700.000 familias, y el de "Hambre Cero", con el que busca reducir la desnutrición, que afecta a uno de cada dos niños, el 10 % en cuatro años.

La ministra de Desarrollo e Inclusión Social de Perú, Carolina Trivelli, por su lado, dijo a Efe que con el convenio suscrito hoy: "buscamos aportar, pero también recibir".

"Perú y Guatemala tienen una similitud muy grande en el desafío de lucha contra la pobreza, particularmente en zonas rurales", apuntó.

Según Trivelli, que retorna hoy mismo a Perú, la idea del convenio es que equipos técnicos de ambos ministerios puedan intercambiar experiencias de manera continua para que lo que se emprenda en un país pueda servir de insumo al otro.

En su opinión, las políticas sociales que se desarrollan tanto en su país como en Guatemala en favor de las poblaciones más desfavorecidas son comunes y por eso "queremos que el estado acompañe y les de oportunidades a esta población".

En Perú, con unos 30 millones de habitantes, el 31 % vive en la pobreza y 8 % en extrema pobreza, manifestó.

Trivelli añadió que su país desarrolla una gama de programas sociales como las transferencias monetarias condicionadas que incluyen proyectos de atención a niños en edad escolar con alimentación para promover su asistencia.

También se impulsan programas de becas para los niños que terminen su primera educación escolar y proyectos productivos para que las familias que reciben las transferencias monetarias, vayan ganando autonomía y puedan ser dueñas de su horizonte, subrayó.

Trivelli dijo que en Guatemala aprendió de la experiencia del uso de cuentas monetarias que abrió el Gobierno a las familias que reciben las remesas condicionadas, lo cual podría ser un método a aplicar en Perú.