La FIFA autorizó a Kosovo a disputar amistosos internacionales contra otras selecciones.

El comité ejecutivo de la FIFA tomó la decisión después de haber impedido anteriormente que Kosovo jugara amistosos internacionales porque no es reconocido por la ONU.

Kosovo declaró su independencia de Serbia en febrero de 2008.