La feria de arte de Buenos Aires ArteBA cierra hoy sus puertas tras un programa de cuatro días en el que se incrementaron las ventas de las galerías en una muestra artística que superó las previsiones de la organización, dijo a Efe su director, Facundo Gómez Minujín.

"La verdad es que ha superado nuestras expectativas, no pensé que fuera a ser tan exitoso en todo sentido. Nosotros no medimos el éxito en términos económicos, pero sí lo medimos en variables, como que las galerías hayan vendido, y en ese aspecto la respuesta ha sido muy positiva", indicó el director de ArteBA

Gómez Minujín destacó que la gran afluencia de coleccionistas y visitantes "marca la diferencia" respecto a otras citas internacionales, en una edición en la que organizadores y galeristas temían el impacto en las ventas de las restricciones impuestas por el Gobierno argentino para el acceso al dólar.

"No hay galería que te pueda decir que no tenía miedo. Hay nuevas restricciones con el dólar y no sabíamos lo que podía pensar el comprador. Pero, al contrario de esto, está funcionado todo muy bien, la gente tiene mucho entusiasmo y ganas de apostar", explicó a Efe Estela Gismero, que dirige la galería Del Infinito Arte.

También a juicio de la galerista Cecilia Caballero, "la gente viene informada, de manera que viene con más ánimo de compra y se nota" y la feria constituye un extraordinario escaparate para el sector.

"La gente joven que no se atreve a entrar en las galerías tiene la posibilidad de ver obras de forma anónima, y ese tipo de escaparate suma mucho a la obra, porque cuando termina la feria hay mucha gente que se anima a entrar en las galerías", explicó.

En esta edición, ArteBa reunió los trabajos de artistas como el argentino Julio Le Parc, que juega con el color y la óptica en "Mobile Rouge", un móvil de piezas plásticas rojas, con las obras de consagrados, como Marta Minujín, que presentó su "Fluododecaedro Multifacético Multidireccional", formado por doce paneles psicodélicos que se desplazan por rieles de madera.

"Es una visión interior psicodélica y cibernética mezclando los mundos virtual, electrónico y mecánico", explicó a Efe Minujín, que propone que los cuadros dejen de estar "estáticos contra la pared" y apuesta por dejarlos oscilar en bastidores de madera.

La artista, que reconoce que este trabajo, de siete metros de ancho por 2,40 de alto, es necesariamente "una obra de museo", también presentó en el espacio de la Galería Ro algunas de sus célebres fotografías en las que paga la deuda externa argentina con maíz a una doble de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher.

Los artistas jóvenes han tenido también un especial protagonismo en la cita de ArteBA.

"Está teniendo mucha visibilidad el arte joven de la Argentina, los emergentes", afirmó Cecilia Caballero, mientras Minujín destacó que "los menores de 30 años" han hecho los aportes más interesantes a la feria.

"Todos traen algo nuevo, que queden o no en el futuro es algo que dirá la historia", finalizó Minujín.