Un policía español destinado en la embajada de España en la capital de Yemen, Saná, que estaba desaparecido desde hace cinco días, ha sido encontrado muerto a las afueras de esa ciudad, informaron hoy a Efe fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Antonio Cejudo, que llevaba destinado dos años en ese país, pertenecía a la Unidad de Intervención Policial (antidisturbios) y estaba en paradero desconocido desde el pasado jueves, cuando se disponía a viajar a España, según uno de sus hermanos.

El cadáver del policía fue encontrado en un monte situado a las afueras de Saná junto a su arma reglamentaria y con un disparo en la cabeza, informó la Policía Nacional española.

La Policía Científica calcula que el agente, de 38 años, llevaba tres días muerto.

El cuerpo del policía fue localizado en un lugar de difícil acceso y fue reconocido por un miembro del equipo de seguridad de la Embajada española, al que pertenecía Cejudo desde 2010.

Las autoridades judiciales yemeníes están investigando las circunstancias y, según las fuentes de Exteriores, no se descarta que soliciten la autopsia.

Desde su desaparición, el Gobierno español había mantenido abiertas todas las hipótesis sobre los motivos de la misma.

Fuentes policiales dijeron a Efe que el policía, al que se le había detectado una grave enfermedad hace un mes, había abandonado con su arma la embajada en Saná en un coche de la legación diplomática.

El agente tenía previsto llegar a Madrid el pasado viernes para pasar un periodo de vacaciones y, al perder su familia todo contacto con él, se comunicó con la embajada.

Para su localización se había movilizado a la policía judicial y las fuerzas de seguridad del país, además del agregado de Interior de España y de otros países europeos que se habían unido a la búsqueda, como Francia, Italia y Alemania.

La Embajada española está realizando las gestiones para la repatriación, de acuerdo al protocolo establecido por las autoridades judiciales de Yemen.

Cejudo había estado destinado en la Unidad de Intervención Policial de Granada (sur de España), estaba separado y no tenía hijos.

Desde 2010 estaba adscrito al equipo de seguridad de la embajada española en Saná.