El Consejo Económico, Social y Medioambiental francés (Cese) considera vital que la cumbre de la ONU Río+20 sirva para instaurar una "verdadera gobernanza medioambiental mundial", pues las condiciones de vida en la Tierra están amenazadas, según un proyecto que votan hoy sus 333 miembros.

"El inexorable agotamiento de los recursos", la superpoblación, la pobreza y los riesgos climáticos cada vez más graves amenazan el planeta, de acuerdo con el borrador de recomendación que examina en sesión plenaria este órgano consultivo del Estado francés.

El texto destaca que un 16 % de la población mundial padece hambre y que alrededor de 200 millones de personas no tienen trabajo.

Con más del 43 % de la población mundial viviendo con menos de dos dólares al día, es imprescindible que la "gran cita" que tendrá lugar en Brasil entre el 20 y el 22 de junio próximo sirva para tomar decisiones en apoyo de un desarrollo sostenible y que "las haga respetar", resalta.

La búsqueda de fuentes innovadoras de financiación -como la tasa a las transacciones financieras, la instauración de una base de protección social y la lucha contra la opacidad financiera y los paraísos fiscales- figuran entre las claves que el Cese estudia sugerir al Gobierno francés contra la pobreza, el deterioro medioambiental y los otros grandes desequilibrios planetarios.

Incluir la dimensión social y del principio de trabajo digno en las políticas nacionales es igualmente importante para este órgano consultivo, que ve en "la formación continúa de los asalariados, de los activos en general y de los formadores" uno de los principales retos para "acelerar la transición económica, social y medioambiental" del planeta.

La Conferencia de la ONU sobre Medio Ambiente celebrada en Río en 1992 consolidó la noción de "desarrollo sostenible" y luego se tomó conciencia de la "urgente necesidad de actuar", pero "los ecosistemas han continuado degradándose y las desigualdades económicas y sociales aumentando", recuerda.

De hecho, añade, "las poblaciones más pobres y vulnerables" de las zonas rurales en especial se han beneficiado "poco" de los notables progresos realizados en sanidad, educación y lucha contra ciertas pandemias.

Por eso, sugiere que sólo una "verdadera" gobernanza mundial que refuerce la movilización de los Estados y de toda la sociedad civil puede "favorecer una transición económica, social y medioambiental sostenible" y acelerar la reducción de la pobreza.

Como adelantó en 2010 el Consejo Económico y Social Europeo, para el Cese el "nuevo modelo de desarrollo" pasa, entre otras medidas, por reforzar la pedagogía del desarrollo entre niños y jóvenes y por sensibilizar a consumidores y usurarios.

En ausencia de la gobernanza mundial que en principio recomendará este órgano tras el voto de sus 333 consejeros, lo que está en peligro es el futuro mismo de las nuevas generaciones, recalca el documento.

Aunque puede haber alguna enmienda, se prevé que el proyecto de recomendación -elaborado por el área de asuntos europeos e internacionales- sea aprobado sin sorpresas, pues las diferentes secciones lo "prevotaron" ya, dijo a Efe un portavoz del Cese.

Una vez adoptado, añadió, el documento será enviado al Gobierno, a los parlamentarios y a la delegación francesa que irá a Río+20, a la que servirá de base en los debates de la cumbre.