Las autoridades estadounidenses anunciaron el martes que evaluarán las denuncias formuladas por 27 organizaciones hondureñas y la central sindical estadounidense AFL-CIO contra la nación centroamericana por su presunta incapacidad de proteger derechos laborales fundamentales.

La Oficina de Asuntos Laborales y Comerciales, adscrita a la Secretaría del Trabajo, publicó el martes en el Registro Federal que aceptó la denuncia interpuesta en marzo, según la cual Honduras estaría violando las protecciones laborales estipuladas en el tratado de libre comercio que Estados Unidos suscribió en 2003 con los países de América Central y República Dominicana.

La denuncia señaló que "las acciones o la falta de acciones de gobierno de Honduras negó a trabajadores en fábricas textiles y automotrices, plantaciones en el sector agrícola, y empresas en el Puerto de Cortez sus derechos amparados en las leyes hondureñas relacionados a la libertad de asocación, derechos a organizarse, derecho a la negociación colectiva, sobre trabajo infantil y condiciones laborales aceptables", según la publicación en erl Registro Federal.

Cathy Feingold, directora de asuntos internacionales de AFL-CIO dijo que la admisión de la denuncia "es un paso positivo para que el gobierno hondureño comience a proteger los derechos de sus propios trabajadores. Tenemos la esperanza que esta queja envíe el mensaje que todos los países que han firmado un tratado de libre comercio deben respetar y obligar a que se cumplan sus leyes laborales".

La dependencia estatal estadounidense tiene hasta el 14 de noviembre para decidir si las denuncias están fundamentadas. En ese caso, comenzaría entonces un proceso de conciliación entre los estados que forman parte del tratado comercial para buscarle una solución a las violaciones de derechos laborales.

Oscar Núñez Sandoval, encargado de asuntos económicos y comerciales de la embajada hondureña, dijo a AP que las acusaciones "carecen de validez" y que la revisión durante los próximos 180 días "será una oportunidad para demostrar que todas las acciones del gobierno de Honduras son consistentes con sus obligaciones" establecidas en el Tratado.

Núñez agregó que la denuncia incluye alegatos de violaciones de derechos humanos en el contexto de la crisis política desatada por el derrocamiento de presidente Manuel Zelaya junio de 2009.

La AFL-CIO presentó una demanda similar en 2008 contra el Estado guatemalteco por su presunta falta de voluntad política para defender derechos laborales básicos y en abril exhortó a las autoridades estadounidenses a iniciar el primer proceso de arbitraje desde que entró en vigencia CAFTA-DR en 2006.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo