Con partidos de fútbol en Guayaquil, Nueva Jersey y Madrid para recaudar fondos, Ecuador quiere meterle un gol a la contaminación a través del proyecto ecológico Yasuní-ITT, con el que busca dejar en tierra el petróleo de una parte de alta biodiversidad de la Amazonía.

La responsable del proyecto, Ivonne Baki, indicó a Efe que el próximo 11 de julio arrancará en Guayaquil (suroeste) la Copa Yasuní entre el Emelec y el Barcelona, archi-rivales del campeonato ecuatoriano de fútbol y que están entre los equipos más populares del país.

Con el primer partido y con un cálculo de estadio a media entrada, presumen que podrían recoger unos 250.000 dólares para el proyecto ecológico, cuya meta de recaudación este año es de 291 millones de dólares.

En busca de más fondos, los dos equipos volverán a enfrentarse en septiembre en Nueva Jersey y en diciembre en Madrid, lugares donde hay una gran comunidad de ecuatorianos, aunque las fechas exactas y estadios aún están por definirse.

La presidenta de la Federación Deportiva de la provincia del Guayas, Pierina Correa, aseguró a Efe que mantienen conversaciones con los directivos del Real Madrid para realizar el partido en el estadio Santiago Bernabéu, con capacidad para más de 85.000 espectadores.

Previo al inicio de la Copa Yasuní, los organizadores prevén trasladar a los jugadores al propio parque, para que conozcan in situ las razones por las que Ecuador ha propuesto a la comunidad internacional que apoye dejar en tierra el petróleo.

Con el proyecto Yasuní-Ishpingo Tambococha Tiputini (ITT) Ecuador propone no explotar una gran reserva de crudo en la Amazonía a cambio de aportaciones extranjeras por valor de 3.600 millones de dólares.

El campeón de la Copa será premiado en una ceremonia especial en el mismo Yasuní, que podría incluir una corta exhibición de fútbol, adelantó Pierina Correa.

Aparte de los beneficios económicos, Ecuador prevé aprovechar los partidos para promocionar el proyecto con la venta de elementos recordatorios y la elaboración de una camiseta alusiva al tema.

La iniciativa de apelar al fútbol para recaudar los fondos se debe a la pasión que ese deporte despierta y a la gran popularidad de Barcelona y Emelec, ambos de Guayaquil y cuyos partidos se conocen como "el clásico del astillero".

"Pensamos en algo que fuera de manera natural atractiva, vistosa y que despierta entusiasmo", dijo Correa, que dijo estar abierta a otras propuestas para difundir el mensaje del proyecto Yasuní, pues "el fútbol es tan válido como cualquier otra opción".

Para Baki, el deporte es salud y vida, "y lo que representa el Yasuní es salud, oxígeno, vida, son los pulmones que damos de regalo al mundo. Eso tiene que ver mucho con el tema del deporte".

"Lo que más une al mundo entero es el deporte. Es una forma de demostrar lo que representa el Yasuní: es la unión de todo el mundo por un proyecto que tiene que ver con el ser humano, la vida, la conservación de la tierra", señaló Baki.