Al menos cuatro de los agentes del Servicio Secreto de EE.UU. implicados en el escándalo con prostitutas en Colombia recurrirán sus despidos, informó hoy el diario Washington Post.

El rotativo de la capital estadounidense, que cita fuentes próximas a estos funcionarios, señala que los agentes argumentarán que han sido utilizados como "chivos expiatorios" y que lo ocurrido era parte de un comportamiento permitido.

En total 12 agentes del Servicio Secreto están siendo investigados por el escándalo, de los que 9 han sido apartados del servicio, y ayer se conoció que las autoridades de están investigando también a tres empleados de la Agencia Estadounidense Antidroga (DEA).

Hasta ahora, los agentes apartados del servicio habían aceptado la sanción y no la habían discutido.

Está previsto que mañana comparezca ante un comité del Senado el director del Servicio Secreto de EE.UU, Mark Sullivan, quien hasta ahora no ha dado declaraciones al respecto.

Según el Washington Post, los agentes que recurrirán el despido explican que cuando se fueron con las chicas al "Hotel Caribe" de Cartagena de Indias donde se alojaba la comitiva presidencial, desconocían que fuesen prostitutas.

Los agentes formaban parte del equipo de seguridad del presidente de EE.UU., Barack Obama, durante su viaje a Cartagena de Indias para participar en la Cumbre de las Américas celebrada en la ciudad colombiana el pasado mes de abril.

Aunque la prostitución es legal en la ciudad, según la comisión del Congreso que está investigando los hechos, el comportamiento de los agentes viola el código de conducta del Servicio, encargado de la protección del mandatario estadounidense, compromete la seguridad de su misión y daña la imagen del país.