El censo de 2010 en Estados Unidos no contó a más de 1,5 millones de personas pertenecientes a minorías raciales, especialmente negros e hispanos, habitantes que alquilan sus viviendas y jóvenes, aunque mayormente sus cifras fueron precisas.

La Oficina del Censo difundió el martes una extensa valoración de su recuento de la población estadounidense, que se repite cada década. Los analistas gubernamentales fueron motivo de desavenencias políticas en otras ocasiones por el uso de "ajustes estadísticos" para compensar las personas no contadas según fórmulas computarizadas, generalmente entre las minorías raciales que suelen votar por el Partido Demócrata.

Según esas conclusiones, el censo de 2010 se excedió en la población total estadounidense en 36.000 personas, un 0,01%, debido principalmente a la repetición en el recuento de personas blancas acaudaladas con más de un domicilio. Fue una mejora frente al censo del 2000, cuando el excedente alcanzó el 0,5%.

Empero, el censo no contó al 2,1% de los negros y el 1,5% de los hispanos, que juntos suman 1,5 millones de personas no contabilizadas. Esa proporción es estadísticamente comparable a la del 2000, pese a las suman gastadas en publicidad en 2010, 15.000 millones de dólares.

Igualmente no fueron debidamente contados el 5% de los indios estadounidenses que viven en reservaciones y casi el 25% de las minoría que se consideraron "de otra raza".

"Aunque la cobertura general del censo fue ejemplar, el recuento de grupos tradicionalmente difíciles de contar como las personas que alquilan sus viviendas fue el que menos figuró" en la suma total, dijo el director de la Oficina del Censo Robert Groves. "Ya que las etnias raciales minoritarias viven desproporcionadamente en circunstancias de difícil recuento, también escaparon al conteo general en comparación a la población mayoritaria".

"Creemos que sin el esfuerzo publicitario, nuestras cifras habrían sido mucho, mucho peores".

El sur del país, encabezado por el Distrito de Columbia, Texas, Georgia, Virginia, Carolina del Norte y la Florida, fueron los estados más afectados por esas deficiencias numéricas. El centro y noreste del país fueron los menos.

La Oficina del Censo, que recientemente rechazó el pedido de Nueva York para revisar el conteo municipal, dijo que el último análisis no afectará el total oficial de 308,7 millones de personas afincadas en Estados Unidos ni la distribución de más de 400.000 millones de dólares en fondos federales para carreteras, escuelas y programas sociales.

___

En internet:

www.census.gov