El Gobierno de Bolivia pidió hoy a René Sanabria, exjefe antidrogas del país condenado por narcotráfico en EE.UU., que identifique a los funcionarios supuestamente implicados en ese delito, después de que los medios citaran una carta del reo con una denuncia al respecto.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, exigió en una rueda de prensa que Sanabria dé a conocer los nombres y no haga denuncias en abstracto porque sino sus acusaciones "carecen de veracidad".

"Si el general en retiro René Sanabria tiene conocimiento de alguna persona involucrada en estos temas de narcotráfico debe dar los nombres", subrayó Romero, al sostener que el Gobierno no va a proteger, ni a encubrir a funcionarios implicado en ese delito.

Un juzgado de Miami (EE.UU.) condenó en septiembre del año pasado a Sanabria a 14 años de prisión tras haber confesado que conspiró para llevar cocaína boliviana a Estados Unidos.

En la carta, difundida hoy por el diario El Deber, Sanabria dice que "es un deber del exministro de Gobierno Sacha Llorenti hacer conocer a la opinión pública la identificación de funcionarios públicos involucrados en delitos y actos de corrupción por narcotráfico".

Según Sanabria, los documentos con esa investigación, indicios y pruebas estaban en las oficinas de inteligencia que dirigía en el ministerio de Gobierno y fueron tomados por funcionarios que entonces dependían de Llorenti.

Al respecto, Romero dijo que las investigaciones señalan que ningún funcionario posee tal documentación, sino que fue la esposa del Sanabria, Lourdes Nava, que hoy se encuentra prófuga de la justicia, la que sustrajo esa información.

Llorenti dijo en su cuenta de twitter que "si la carta es real, es una patraña". "No se encubrió ni se encubrirá a nadie. Sería bueno que (Sanabria) dé los nombres de los supuestos funcionarios", dijo.

"Qué credibilidad tiene una persona que engañó al Gobierno, traicionó a su institución, traficó con droga y negoció su sentencia", agregó el exministro, bajo cuyas órdenes trabajaba Sanabria cuando fue detenido en Panamá y luego extraditado a EE.UU.

Sanabria también dijo que su familia en Bolivia es víctima de una "obsesiva persecución" del Gobierno porque su esposa es difamada y calumniada y su hijo se encuentra preso hace cuatro meses.

El diputado de oposición Tomás Monasterios pidió al Gobierno que investigue las denuncias de Sanabria y anunció que su fuerza Convergencia Nacional pedirá en el Congreso un informe para que Romero aclare dónde están esas investigaciones.