El mediocampista colombiano Giovanni Moreno y el delantero paraguayo Federico Santander fueron amenazados con un arma de fuego el martes por un grupo de barrabravas de Racing Club de Argentina por el pobre desempeño del equipo en el torneo Clausura.

La peor parte se la llevó el futbolista colombiano, a quien uno de los hinchas violentos le apoyó un revólver en la rodilla y le advirtió que si no dejaba la institución le iban a "pegar un tiro en la pata (pierna) y arruinarle la carrera", según relató Santander en diálogo con radio La Red y el canal Todo Noticias.

El hecho se produjo luego de la práctica vespertina del primer equipo en el estadio de Racing cuando ambos futbolistas se retiraban del lugar en el automóvil de Moreno. Según Santander, otro auto con varias personas a bordo los interceptó cerca de allí, tres de ellas se bajaron y comenzaron a increparlos.

"Nos dijeron que... el domingo tenemos que ganar, si no las cosas se iban a complicar... Nunca en mi carrera me pasó algo igual", indicó el delantero paraguayo.

Santander dijo que no pudo identificar a los agresores.

Racing, que el domingo cayó 2-0 en su cancha ante el líder Boca Juniors, marcha entre los últimos puestos de la tabla de posiciones con 15 puntos.

El sábado visitará a Belgrano de Córdoba.

"Tenemos una presión de ... (término soez). Si no ganamos todos vamos a sufrir las consecuencias", se lamentó Santander.

En tanto, el representante de Moreno, Agustín Jiménez, dijo a Fox Radio del Plata que el jugador colombiano "está preocupado con la familia. Su mujer está muy asustada, son cosas que pasan en el país donde vivimos. Fue violento, vamos a ver las medidas a seguir".

En un fútbol aquejado por la violencia en los estadios también se ha vuelto una práctica frecuente que barrabravas ataquen o amenacen a jugadores de equipos que atraviesan una crisis futbolística.