El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy que se aproveche la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20) para refundar el actual modelo económico y apostar por la llamada economía verde como herramienta para crear empleos decentes en todo el mundo.

"Por encima de todo, tenemos que realizar un replanteamiento profundo del actual modelo económico y apostar por nuevas herramientas como políticas y estrategias de economía verde", dijo Ban en el inicio de un debate organizado en la Asamblea General de la ONU ante la próxima celebración en Brasil de Río+20.

Para el máximo responsable de la ONU, es primordial que en la reunión, que se celebrará del 20 al 22 de junio en Río de Janeiro, se logre consenso para hacer del desarrollo sostenible una prioridad que proporcione "un futuro de mayor prosperidad y crecimiento justo en un planeta saludable para nosotros y las próximas generaciones".

Ban animó a todos los participantes a "lograr acuerdos e impulsar acciones audaces" en distintos asuntos, desde la seguridad alimentaria -hay que defender el objetivo de "cero hambre", dijo-, la energía limpia para todos o el acceso universal a agua potable, así como en lograr crear empleos para una creciente fuerza laboral.

"Dentro del contexto de desarrollo sostenible, la economía verde debe ayudar a general empleos decentes, especialmente para los casi 80 millones de jóvenes que entran a la fuerza laboral cada año", dijo el secretario general.

Aseguró que para impulsar el mercado laboral se debe defender "la importancia de la educación" y destacó que "la educación es el pilar básico de cualquier sociedad", además de ser un ingrediente indispensable para lograr "avances sociales y crear empleo".

Ban reconoció que las negociaciones de cara al documento que debe salir de la cumbre de Río "envían las señales incorrectas" y pidió a los participantes mayor compromiso para centrarse en "una visión global" y no en "el examen microscópico de un texto".

"Ha llegado la hora de un liderazgo ambicioso, de centrarse en lo que realmente importa por el bien del planeta", aseguró Ban.

El máximo responsable de Naciones Unidas pidió a los líderes mundiales que se reúnan en Río que acuerden objetivos de desarrollo sostenible que tomen el relevo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que expiran en 2015.

Para el secretario general, en Río+20 debe quedar claro "el compromiso de alto nivel político con el desarrollo sostenible", una idea que respaldó el economista estadounidense Jeffrey Sachs, director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia y quien también participó en la sesión de la Asamblea General.

"Es imposible que nos pongamos de acuerdo en todas las cifras, pero esta cumbre será un éxito si logramos poner al desarrollo sostenible en el centro de la agenda global aprobando los objetivos en desarrollo sostenible", defendió Sachs.

En el debate del martes también participó el subsecretario general de Medio Ambiente, Energía y Ciencia y Tecnología del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, Luiz Alberto Figueiredo Machado.

"Brasil cree que marcar los objetivos de desarrollo sostenible mostrarán el camino para hacer realidad el desarrollo sostenible. Tenemos que unirnos y decidir qué futuro queremos para los próximos veinte años", dijo en su intervención el representante de Brasil, país anfitrión de Río+20.

Por su parte, el presidente de la Asamblea General, el catarí Abdulaziz al Naser, pidió a los Estados miembros que aprovechen las próximas semanas para llegar a acuerdos concretos y que puedan llegar a Río "preparados para firmar un programa de acción orientado hacia el futuro".

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible se celebrará en junio en Río de Janeiro para conmemorar el 20 aniversario de la primera reunión de la ONU sobre Medio Ambiente que tuvo lugar en 1992 (cumbre de la Tierra).