La expresidenta de Chile Michelle Bachelet (2006-2010) instó hoy a no politizar la investigación judicial para determinar las responsabilidades por la fallida alerta de tsunami que dejó 156 muertes y 25 desaparecidos en su país en febrero de 2010.

"Dejemos que la justicia haga su trabajo. No politicemos un drama tremendo y hagamos lo que tengamos que hacer para que el país sea mejor", dijo la actual responsable de ONU Mujer en declaraciones a medios chilenos en París, donde asistió a una reunión del Foro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La fiscal Solange Huerta, a cargo de la investigación, imputó a principios de mayo cargos formalmente a ocho exfuncionarios, entre los que se encuentran un exsubsecretario del Interior y la exdirectora de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), por no alertar a la población del peligro que existía.

El tsunami, que causó 156 muertos y 25 desaparecidos, siguió al terremoto de 8,8 grados que el 27 de febrero de 2010 devastó seis regiones de Chile y en total mató a más de 520 personas, dejó 800.000 damnificados y causó daños por 30.000 millones de dólares, equivalentes al 18 % del producto interno bruto (PIB) chileno de entonces.

Bachelet, que cuando ocurrió el desastre estaba a punto de dejar el Gobierno en manos del conservador Sebastián Piñera, que entonces era presidente electo, pidió "respeto" para las familias de las víctimas y señaló que dejará "trabajar a la justicia".

La expresidenta ha sido duramente cuestionada por los partidos oficialistas y parlamentarios de las filas del Gobierno, que consideran que Bachelet sí tiene responsabilidad política en lo sucedido por las muertes que se podrían haber evitado.

Bachelet también respondió a las críticas que ha recibido por no pronunciarse sobre el tema, y recordó que en diciembre de 2010 ya respondió a las preguntas de la fiscal en el marco de la investigación.

"Yo he dado miles de entrevistas en radio, en televisión, he estado más de ocho horas siendo interrogada por la fiscal, por los detectives (...) como cualquier ciudadano", apuntó la exmandataria.

La oposición chilena cree que el intento de responsabilizar a Bachelet por la fallida alerta de tsunami forma parte de una campaña para empeñar la popularidad de la expresidenta, favorita de todas las encuestas para acceder a un nuevo período en La Moneda, si decide ser candidata.

En ese sentido, los diputados de la Concertación decidieron no asistir a las sesiones de la segunda comisión investigadora que se abrió en la Cámara de Diputados a instancias de parlamentarios oficialistas para analizar el caso.

El senador y expresidente Eduardo Frei, en tanto, no acudió ayer a la rendición de cuentas del presidente Piñera ante el Congreso como señal de protesta por la presunta campaña contra Bachelet.