Lady Gaga podrá realizar un segundo concierto en Filipinas el martes por la noche, luego que las autoridades de Manila afirmaron que no violó ninguna ley en su primera presentación.

La diva del pop emocionó a sus admiradores durante el concierto del lunes por la noche, para el que se agotaron las entradas, aunque algunos sectores cristianos en Filipinas protestaron contra de la realización de los espectáculos y acusaron a la artista de fomentar la inmoralidad.

Las autoridades dijeron que daban luz verde a la segunda presentación de Lady Gaga porque no detectaron infracciones al permiso especial que emitieron para el primer recital.

El alcalde de la ciudad de Pasay, Antonino Calixto, dijo que Lady Gaga no exhibió desnudez ni hizo mofa de religión alguna.

Algunos grupos de jóvenes cristianos demandan la cancelación de las presentaciones de la cantante. El arzobispo católico Ramón Argüelles advirtió que los admiradores de Gaga están en peligro de caer en las garras de Satán.