El cristianodemócrata (CDU) Peter Altmaier asumió hoy el cargo como nuevo ministro de Medioambiente de Alemania, seis días después del cese fulminante de su antecesor Norbert Röttgen por parte de la canciller federal, Angela Merkel.

Altmaier recibió hoy del presidente alemán, Joachim Gauck, su acta de nombramiento, poco después de que a Röttgen le fuera entregada en la misma ceremonia la documentación que le libera de las responsabilidades ministeriales.

El acto protocolario en el palacio de Bellevue, sede de la presidencia alemana, tuvo lugar en presencia de Merkel, testigo mudo de la breve ceremonia.

Röttgen fue cesado en el cargo tres días después de su derrota electoral en los comicios legislativos en el estado federado de Renania del Norte Westfalia, donde la CDU registró el peor resultado de su historia.

La canciller anunció la destitución de Röttgen como titular de Medio Ambiente sin hacer referencia alguna a esas elecciones y con el argumento de que el proyecto de cambio energético de su gobierno necesitaba un nuevo responsable.

En sus siete años al frente del Gobierno germano, primero en gran coalición con los socialdemócratas y actualmente en pequeña coalición con los liberales, Merkel nunca había cesado a un miembro de su gabinete y aquellos que lo abandonaron dimitieron voluntariamente.

Almaier, de 53 años, era hasta ahora secretario de organización del grupo parlamentario de la Unión -cristianodemócratas (CDU) y socialcristianos bávaros (CSU)- en el Bundestag.

Su misión ahora será la de llevar adelante el llamado cambio energético, que conlleva el abandono hasta 2022 de la energía nuclear en Alemania, así como el desarrollo y fomento de las renovables y la creación de una nueva red eléctrica que cruce el país de norte a sur.

Norbert Röttgen, cuyo cese ha provocado críticas contra la canciller también desde su propia formación de la CDU, continuará ejerciendo como diputado en el Bundestag, el parlamento federal, y mantiene su cargo como vicepresidente de la Unión Cristianodemócrata.