Alemania acoge a partir de este jueves la mayor exposición de Alberto Durero en los últimos 40 años en este país, centrada en los primeros trabajos del artista renacentista alemán y presentada hoy en Nuremberg.

El Museo Nacional Germano de esa ciudad del sur de Alemania ofrece 120 de las obras más destacadas de Durero (1471-1528), procedentes de doce países, dando una nueva perspectiva de sus primeros años como artista.

Esta muestra es el resultado de años de estudio de la obra del pintor, subrayó el responsable del proyecto, Daniel Hess, en la ciudad natal del artista.

El recorrido por la obra temprana del pintor incluye cuatro apartados, que en una superficie de 1.300 metros cuadrados ilustran las diversas etapas de desarrollo y creación de Durero.

"Aquí se presentan obras que pueden verse juntas de nuevo por primera vez desde que abandonaron la ciudad natal de Durero, Nuremberg", destacó el director del museo, Ulrich Grossmann.

Así, el "Autorretrato a los 13 años" (1484), un préstamo del museo Albertina de Viena, es la obra más antigua que presenta la muestra, mientras que la "Adoración de los reyes" (1504), de la galería Uffizi de Florencia, es la más tardía.

La exposición ofrece además una ocasión única para comparar de forma directa trabajos de Durero con las de algunos de sus contemporáneos.

El primer apartado está dedicado a la "necesidad obsesiva al autorretrato" del joven Durero, según Thomas Eser, coordinador del proyecto.

Los otros tres abordan la influencia que ejercieron otros artistas de la región de Franconia (sur de Alemania) sobre el pintor y la contribución de Durero al desarrollo de un nuevo concepto del arte, lo que le permitió ser "el primer artista alemán que ya gozaba en vida de un reconocimiento en toda Europa", señalan desde la galería.

Según la dirección del museo, esta es la primera vez que una gran muestra aborda la obra temprana de Durero y las circunstancias del joven pintor "que hicieron posible su obra única".

También es la primera vez que se ilustra su desarrollo creativo en el contexto de su tiempo, con el fin de liberarle del "aislamiento de la estética propia de un genio", agrega la fuente.

El único cuadro que falta es el "Autorretrato con pelliza" (1500), después de que la Colección Nacional de Pinturas de Baviera se negara a su traslado desde Múnich a Nuremberg por motivos de conservación.

Grossmann espera atraer con esta exposición, que podrá verse hasta el próximo 2 de septiembre, a hasta 150.000 visitantes.