Un extenso estudio encontró que un sencillo y económico estudio sólo de la parte baja del intestino puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon o morir por la enfermedad.

Muchos médicos recomendaron un examen más completo, una colonoscopía, pero mucha gente se niega a hacerse el costoso e incómodo análisis.

El estudio muestra que el procedimiento más sencillo, llamado sigmoidoscopía flexible, puede ser una buena opción. En él se utiliza una diminuta cámara para observar la parte baja del intestino grueso en busca de señales de cáncer.

El estudio hecho con más de 150.000 personas encontró que había 21% menos casos de cáncer de colon y 26% menos muertes por éste entre quienes se practicaron el examen sencillo.

Los resultados se presentaron el lunes en una conferencia y fueron publicados por la revista New England Journal of Medicine.