Las conexiones de internet de banda ancha en Brasil casi se duplicaron en el último año para alcanzar más de 72 millones de enlaces, afirmó el lunes la presidenta Dilma Rousseff.

La mandataria indicó que las conexiones de internet aumentaron también y que seis millones de familias que obtuvieron acceso a la red en sus casas en el último año, lo que consideró fundamental para la educación de la población.

"Es importantísimo, por ejemplo, para la educación, para que los jóvenes tengan acceso al conocimiento de forma rápida", dijo la mandataria en su programa radial semanal Café con la Presidenta.

Agregó que con internet "no importa si un brasileño o brasileña vive en una ciudad grande, en el interior o en el medio del bosque porque puede tener acceso a lo que ocurre en todas las partes del mundo".

Estudios privados indican que el acceso de los brasileños a la red mundial pasó de 27% en 2007 a 48% en 2011, aunque gran parte de los usuarios se conectan mediante un computador público. Al mismo tiempo, la conexión del país sudamericano es una de las más caras del mundo, según un estudio de la ONU divulgado el año pasado.

Según la Organización de las Naciones Unidas para el Comercio y el Destarrollo (UNCTAD), los brasileños pagan 31 dólares por una conexión de internet de 512 kilobits, un enlace mucho más lento y caro que otros países en desarrollo, como Turquía y Vietnam.

Aún así, Rousseff destacó que Brasil ya es el tercer mercado más grande del mundo para la venta de computadores, "lo que significa que más personas están buscando entrar al mundo del conocimiento y de la información".

La mandataria dijo que su gobierno busca estimular la expansión del servicio de banda ancha. "El gobierno federal va a invertir directamente en la ampliación de redes que lleven la internet a todas las regiones del país. Al mismo tiempo hemos exigido a las empresas privadas que aumenten la inversión para permitir que cada día el acceso a la internet sea más rápido y vendido a un precio justo", señaló Rousseff.