El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha prometido hoy a la OTAN que España seguirá apoyando a Afganistán una vez que se retiren las tropas desplegadas en el país a finales de 2014 y ha señalado que hará una aportación económica "razonable" a la nueva misión que se ponga en marcha.

Los 1.500 soldados españoles que se encuentran en Afganistán se replegarán a lo largo de los próximos dos años y medio, como marca el calendario acordado por los aliados, y Rajoy ha garantizado que España seguirá contribuyendo en el futuro para que el trabajo de la última década "sirva para algo", aunque no ha concretado su participación.

Estados Unidos ha propuesto reunir 4.100 millones de dólares anuales para el período 2015-2018 y ha calculado que a España le corresponderían 30 millones de dólares anuales.

El Ministerio de Defensa ha destinado este año cerca de 443 millones de euros a la misión afgana, en la que España ha gastado mas de 2.000 millones desde 2002.

En rueda de prensa antes de que concluyera la cumbre de Chicago -se ha perdido la última foto de familia para comparecer ante los periodistas-, Rajoy se ha limitado a señalar que la nueva misión de la Alianza será "cuantitativamente mucho más reducida y cualitativamente diferente" y que habrá "agentes" españoles en ella.

"Afganistán seguirá siendo una prioridad para la Alianza, con el objetivo de que nunca vuelva a convertirse en santuario de grupos terroristas. Nuestra seguridad se defiende también lejos de nuestras fronteras", ha manifestado.

En 2014 habrá concluido la transferencia de responsabilidades a las fuerzas de seguridad afganas y Rajoy ha explicado que la próxima fase de esa transición afectará a tres distritos de la provincia de Bagdhis, donde se encuentra desplegado el contingente español.

España se mantendrá firme con sus aliados bajo la premisa "entramos juntos y salimos juntos", aunque el presidente francés, François Hollande, apueste por retirar a sus tropas este mismo año.

Rajoy no ha querido comentar esta postura y se ha limitado a manifestar su "respeto" a la decisión que adopte París.

En la cumbre de Chicago se ha avanzado también en el escudo antimisiles, que ya está parcialmente operativo, y Rajoy ha recordado que en él se integrará también la base de Rota (Cádiz), donde se desplegarán cuatro destructores de la Armada estadounidense y alrededor de 1.100 soldados americanos.

Para ello es necesario reformar el Convenio bilateral de Defensa con Estados Unidos y, según ha explicado el jefe del Ejecutivo, sólo quedan "trámites menores" que negociar, ya que "el acuerdo es total".

Ha recordado que fue su antecesor en el cargo, José Luis Rodríguez Zapatero, quien pactó con Estados Unidos la participación de Rota y que cuando le consultó, él dio también su aval al proyecto.

Al margen de esta cuestión, el presidente del Gobierno ha apostado por adaptar las estructuras de la Alianza a los nuevos escenarios geopolíticos y ha subrayado la importancia del diálogo con los países del Mediterráneo, el Norte de África y Oriente Medio.

Los veintiocho socios aliados han analizado también el futuro de la organización y la necesidad de afrontar los nuevos retos de seguridad en un contexto de crisis económica generalizada, en el que la mayoría de los países reducen sus presupuestos de Defensa.

Rajoy ha apostado por proyectos de cooperación entre países y ha abogado por desarrollar nuevos modelos de colaboración para compartir las cargas, fomentar las sinergias y evitar duplicidades.