El cineasta polaco Roman Polanski regresó el lunes al Festival de Cine de Cannes, donde presentó un cortometraje patrocinado por Prada.

Antes de la proyección de una versión restaurada de su película "Tess" de 1979, protagonizada por Nastassja Kinski, el director mostró el cortometraje titulado "A Therapy", que cuenta con las actuaciones de Ben Kingsley y Helena Bonham Carter y fue creado como un comercial de alta calidad para Prada.

Entre los asistentes hubo cierta desilusión pues circularon rumores de que Polanski presentaría una nueva película.

El festival presentó previamente el documental "Roman Polanski: A Film Memoir", que incluye conversaciones entre Polanski y su amigo Andrew Braunsberg sobre el arresto del cineasta en Estados Unidos en 1977 por tener relaciones sexuales con una menor de edad y su posterior fuga a Francia antes de ser sentenciado.

Polanski, que vive en París, fue arrestado en Suiza en 2009 a raíz del pedido de extradición de Estados Unidos. Suiza acabó por rechazar la extradición.

El cineasta ganó en 2002 la Palma de Oro de Cannes por la película "El pianista".