El orden fue restablecido el domingo en una cárcel federal de concesión privada en el suroeste de Misisipí tras un motín de presos que tuvo con resultado un guardia muerto así como otros cinco oficiales y un interno heridos, dijeron las autoridades.

El motín fue controlado el domingo en la noche, horas después de que comenzara en la cárcel del condado de Adams, señaló la portavoz de la prisión, Emilee Beach.

El juez de instrucción del condado de Adams, James Lee, confirmó la muerte de un guardia, pero afirmó que no estaba en condición de facilitar ulteriores detalles.

Un portavoz de la oficina del alguacil del condado de Adams dijo que el guardia murió cuando se le trasladaba a un hospital.

Según Beach, la firma Corrections Corp. of América es dueña de la prisión y también la administra. En el lugar están recluidos inmigrantes ilegales, la mayoría de los cuales están acusados de reingresar en Estados Unidos tras su deportación, agregó.

Los guardias heridos fueron trasladados a un hospital local para atenderles de lesiones que no ponían en peligro su vida, señaló Beach.