Los conservadores griegos de Nueva Democracia (ND) están tratando de unir a todas las fuerzas de la derecha de cara a los comicios del próximo 17 de junio para contrarrestar el avance de la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza).

En este sentido, hoy se formalizó la disolución del pequeño partido Alianza Democrática (Disy), que el 6 de mayo obtuvo el 2,55 % de los votos y no logró representación parlamentaria, y el paso de sus políticos a ND.

Disy estaba dirigido por la exministra conservadora Dora Bakoyannis, expulsada de ND por haberse opuesto al actual líder, Antonis Samarás, y haber apoyado las medidas de austeridad del primer rescate a Grecia en 2010, que entonces ND criticaba.

A Bakoyannis y Samarás les une una larga rivalidad que se remonta a la década de 1990, cuando Samarás provocó la caída del gobierno del padre de Bakoyannis, el ex primer ministro Konstantinos Mitsotakis, después de que éste forzase su expulsión del partido.

Samarás volvió a ND en 2004 y se enfrentó a Bakoyannis por el liderazgo del partido en 2009, saliendo vencedor y abriendo una brecha entre las dos familias políticas.

Sin embargo, ahora han enterrado el hacha de guerra pues consideran que "Grecia se enfrenta a grandes riesgos y amenazas" y es necesaria la "creación de un gran frente patriótico", según dijo Samarás hoy en el acto en el que se formalizó la unificación.

"Bienvenida de vuelta", saludó el líder conservador a su antigua adversaria.

ND también ha llamado, con menos éxito, a otros partidos a diluirse bajo el paraguas de la gran formación conservadora.

El ultraderechista LAOS, liderado por un antiguo diputado de ND, ha dejado claro que concurrirá por separado a las elecciones a pesar de que no logró superar la barrera electoral del 3 % en los comicios del 6 de mayo.

Aún así, tres importantes miembros del partido, han anunciado su paso a ND.

En el caso de otros dos partidos del centroderecha liberal, Recread Grecia (2,15 % en las pasadas elecciones) y Acción (1,80 %), ambos han declinado unirse a ND y, en cambio, han firmado un pacto entre ellos dos para concurrir en coalición a los comicios de junio.

"Algunos líderes de partidos han sacrificado nuestra invitación por sus mezquinas obsesiones. Obviamente no han entendido cuán seria es la situación", criticó Samarás, a la vez que reiteró que su propuesta de unidad de la derecha "sigue siendo válida".

"Nuestro objetivo es sacar al país de la crisis, pero mantenerlo en Europa y en el euro, mientras que el de Syriza nos lleva exactamente a lo opuesto: nos sacará del euro y nos meterá en una crisis sin precedentes y mucho peor", afirmó Samarás.

No obstante, el partido izquierdista ha explicado en varias ocasiones que pretende que Grecia se mantenga en el euro, aunque rechaza las medidas de austeridad impuestas por Bruselas.

Grecia ya ha entrado en periodo de campaña electoral después de que el sábado quedase disuelto el parlamento -tan solo dos días después de constituirse- y convocadas oficialmente las elecciones para el próximo 17 de junio.

Los sondeos prevén una dura pugna entre Syriza y ND por la primera plaza en unos comicios en los que, aunque mejorarán sus resultados, ningún partido será capaz de formar un Ejecutivo que pueda gobernar en solitario.

Los sondeos de opinión otorgan a Syriza entre el 20,5 y el 28 % de los votos (obtuvo el 16,8 % el 6 de mayo) y a ND entre el 19,5 y el 26 % (logró el 18,8 % el 6 de mayo).