La OTAN sigue la evolución de la situación en Siria "con preocupación creciente" y apoya los esfuerzos de la ONU y la Liga Árabe para encontrar una solución "pacífica" a la crisis, según la declaración final de la cumbre de la Alianza divulgada hoy.

"Estamos siguiendo la evolución de la crisis en Siria con preocupación creciente", sostiene el documento aprobado por los líderes de la OTAN en la cumbre que concluye hoy en Chicago (EE.UU.).

La OTAN "apoya firmemente los esfuerzos de Naciones Unidas y la Liga Árabe", incluyendo la "plena aplicación" del plan de paz ideado por el enviado especial para el país árabe, Kofi Annan, para "encontrar una solución pacífica a la crisis", agrega la declaración.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, reiteró ayer que la Alianza "no tiene intención de intervenir" en Siria.

Tanto la OTAN como Estados Unidos se oponen a una operación miliar en Siria al estilo de la que se llevó a cabo en 2011 en Libia para derrocar al régimen de Muamar el Gadafi, con el argumento de que son países y conflictos muy distintos.

En cuanto a Libia, la organización subraya en su declaración que la crisis en ese país "ilustró los beneficios de la cooperación entre los socios".

"Damos la bienvenida al interés declarado por Libia de profundizar sus relaciones con la Alianza. Estamos listos para dar la bienvenida a Libia como socio, si así lo desea", afirma la OTAN.