El presidente mexicano, Felipe Calderón, condenó hoy la actuación de varios jefes militares presuntamente vinculados con acciones del crimen organizado y afirmó que la ley se aplicará "por igual a quien (la) infrinja".

"Mi Gobierno no tolerará actos contrarios a la ley, vengan de donde vengan", afirmó Calderón en una rueda de prensa a la clausura de la Cumbre entre México y la Comunidad del Caribe (Caircom) celebrada hoy en la capital de Barbados.

El gobernante respondió así al referirse por primera vez a la detención, la semana pasada, de tres generales y de un teniente coronel para investigar sus presuntos vínculos con grupos del crimen organizado.

Calderón destacó "el esfuerzo y la patriótica tarea que han venido desempeñando las Fuerzas Armadas y en particular el Ejército mexicano" en la lucha contra los carteles de la droga y otros grupos de delincuentes.

"Sin el Ejército mexicano probablemente el país hubiera caído ya en manos de los criminales, y han sido las Fuerzas Armadas las que han defendido la seguridad interna del país con valentía, lealtad y patriotismo", afirmó el presidente mexicano.

Condenó que "algunos miembros" de las Fuerzas Armadas "hayan incurrido en actos ilícitos", según las investigaciones de las autoridades fiscales civiles y militares.

Además, insistió en que "la aplicación de la ley se realiza en México sin importar jerarquía, cargo o comisión, ya sea en activo o retiro, sin permitir ningún aspecto ni de impunidad ni de opacidad".

"Se perseguirá por igual a quien infrinja la ley", reiteró el mandatario.

Los militares que fueron detenidos la semana pasada son los generales en retiro Ricardo Escorcia Vargas y Tomás Ángeles Dauahare (exsubsecretario de Defensa), el general en activo Roberto Dawe González y el teniente coronel en retiro Silvio Isidro de Jesús Hernández Soto.

En sus declaraciones, Calderón pidió no generalizar a partir de estos casos y destacó "el hecho de que sea el Ejército mexicano mismo el que haya impulsado las investigaciones" para definir responsabilidades "de quienes hayan cometido actos ilícitos".

"No por unos o algunos miembros que puedan estar traicionando a las propias Fuerzas Armadas o a sus compañeros de armas, que arriesgan su vida diariamente defendiendo a los mexicanos, debe generalizarse ello a todo el Ejercito", añadió.

Resaltó el compromiso del Gobierno mexicano "como institución y del presidente de la República" para que no haya excepciones legales. "No a la impunidad, y no se tolerarán actos contrarios a la ley, vengan de quien vengan", recalcó.