El alto nivel de abstención ha marcado también la segunda vuelta de las elecciones parciales municipales celebradas ayer y hoy en Italia, en las que el porcentaje de los ciudadanos llamados a las urnas que finalmente han votado ha caído casi 14 puntos.

Según los datos ofrecidos por el Ministerio italiano del Interior, que excluyen a Sicilia como región con estatuto especial que gestiona sus propias cifras (aún no facilitadas), la afluencia fue del 51,38 %, frente al 65,36 % de la anterior cita electoral.

En esta segunda vuelta estaban llamados a las urnas algo menos de 4,6 millones de electores, repartidos por 118 municipios en los que en el primer turno de votación, celebrado los pasados días 6 y 7 de mayo, no se logró decidir el nombre del alcalde.

Entre esos municipios figuran algunas capitales de provincia, como Parma, L'Aquila, Monza, Palermo y Génova, ciudad esta última donde, según las primeras proyecciones del Instituto Piepoli para la televisión pública Rai, el candidato del centroizquierda, Marco Doria, se impuso por un 60,8 % de los votos frente al 39,2 % del aspirante del centroderecha, Enrico Musso.

Ese mismo estudio da al candidato del progresista Italia de los Valores, Leoluca Orlando, la Alcaldía de Palermo con una clara ventaja del 72,5 % de los apoyos, frente al 27,5 % del aspirante del centroizquierda Fabrizio Ferrandelli.

Y en Parma el candidato del "Movimiento 5 Estrellas" del cómico Beppe Grillo, Federico Pizzarotti, se impondría con el 60,3 % de los sufragios, frente al 39,7 % del aspirante del centroizquierda, Vincenzo Bernazzoli.

La segunda vuelta de los comicios ha transcurrido con total normalidad, salvo una pequeña explosión registrada esta noche en un contenedor cercano a un colegio electoral de Rapallo (noroeste), donde además fueron incendiados dos coches de la Policía municipal.

En Génova se encontró hoy un paquete sospechoso ante un colegio electoral, que finalmente la Policía comprobó que contenía solo periódicos, por lo que se sospecha que fue colocado únicamente para generar alarma.

En la primera vuelta de estas elecciones, los primeros comicios que se celebran bajo el Gobierno tecnócrata de Mario Monti, destacó el retroceso del centroderecha sin el liderazgo del ex primer ministro Silvio Berlusconi y el ascenso del "Movimiento 5 Estrellas" de Grillo, adalid de la llamada "antipolítica".

Estos comicios suponen una prueba para los partidos políticos de cara a la próxima cita con las urnas que tendrán que afrontar, las elecciones generales previstas para la primavera de 2013, y ante las distintas posturas que han mantenido desde el pasado noviembre con respecto a las reformas acometidas por el Ejecutivo tecnócrata.