Los indígenas de Bolivia que defienden el parque natural Tipnis informaron hoy que pidieron a la OEA un espacio en la Asamblea General que se celebrará en el país andino del 3 al 5 de junio para exponer su conflicto con el Gobierno de Evo Morales por la construcción de una carretera en esa reserva.

Los nativos enviaron su petición a los responsables de la coordinación de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, pidiendo un "espacio" en el cónclave para explicar el problema, indicó a Efe el presidente del Consejo Continental de la Nación Guaraní, el boliviano Celso Padilla.

Según Padilla, los nativos consideran que la asamblea es el mejor lugar para explicar a los países de la región los objetivos de la nueva caminata de la Amazonía a La Paz que iniciaron a fines de abril en contra de la construcción de una carretera en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

El dirigente guaraní, que marcha a La Paz con los indígenas amazónicos y del altiplano boliviano, además será parte de una delegación que las etnias enviarán a la reunión que se celebrará en junio en la región central de Cochabamba.

Centenares de indígenas, incluidas mujeres y niños, han recorrido desde el pasado 27 de abril 230 de 600 kilómetros de su nueva caminata, la segunda en un año, para reclamar a Morales que respete una ley que prohíbe cualquier carretera en el Tipnis.

La norma fue promulgada por el mismo Morales tras una primera marcha de 66 días que llegó en octubre de 2011 a La Paz después de superar bloqueos de partidarios suyos y una brutal represión policial.

Sin embargo, el mandatario se arrepintió y ahora trata de reanudar las obras, para lo que aprobó otra ley para consultar a los nativos del Tipnis sobre la carretera.

Algunos indígenas leales a Morales han aceptado ese proceso, pero los que marchan lo rechazan porque dicen que debió hacerse antes de contratar el crédito con Brasil, que financia el proyecto.

Padilla señaló que los nativos también han pedido a Morales una reunión para dialogar el próximo viernes en el pueblo de Chaparina, a unos 300 kilómetros de La Paz, donde se produjo la intervención de la primera marcha en septiembre pasado.

El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, informó hoy en una rueda de prensa que los indígenas enviaron al Ejecutivo una carta presentando las demandas de la movilización, pero que "no menciona ninguna iniciativa de diálogo".

Pidió a los líderes de las etnias "que se pongan de acuerdo" para plantear el diálogo, que debe ser "sin condiciones y con una agenda que involucre las demandas estrictamente de la gente movilizada".