La Corte Suprema falló el lunes que los hijos de un hombre nacidos mediante inseminación artificial tras su muerte no pueden recibir beneficios de sobrevivencia de la Seguridad Social.

El tribunal falló por unanimidad que los gemelos nacidos de la viuda de Robert Capato, Karen, no tienen derecho a los beneficios según las estipulaciones de la ley.

Los gemelos Capato fueron concebidos utilizando semen congelado y nacieron 18 meses después de morir su padre de cáncer del esófago. La Administración de la Seguridad Social rechazó su solicitud de beneficios de sobrevivientes por considerar que, para ello, Robert Capato necesitaba estar vivo durante su concepción. La Corte de Apelaciones del 3er Circuito derogó la decisión al indicar que no había duda alguna que los gemelos Capato eran hijos biológicos de Robert Capato, por lo que merecían los beneficios.

El alto tribunal, en un fallo escrito por la jueza Ruth Bader Ginsburg, refutó la decisión del tribunal inferior.