El fundador del grupo medioambiental activista Sea Shepherd abandonó una cárcel alemana tras decretar un juez su libertad bajo fianza antes que la justicia decida si es extraditado a Costa Rica.

Paul Watson dijo el lunes a los periodistas que se sentía aliviado con su excarcelación, una semana después de ser detenido en el aeropuerto de Fráncfort por una orden de búsqueda y captura de Costa Rica. Agregó que "no creía que algo ocurrido hace 10 años me alcanzara en Alemania".

Costa Rica sostiene que Watson, un canadiense de 61 años, en el 2002 puso en peligro a un bote pesquero y a su tripulación. Sea Shepherd dijo que Watson filmaba un documental en el 2002 cuando su equipo descubrió una operación ilegal de pesca de tiburones en aguas de Guatemala.

El viernes, un tribunal de Fráncfort falló que Watson podía quedar en libertad con el pago de una fianza de 250.000 euros (320.000 dólares).