Un juzgado penal de Guatemala ordenó hoy enjuiciar al exjefe de la extinta Policía Nacional de este país Pedro García Arredondo por el secuestro y asesinato de dos estudiantes universitarios en febrero de 1980.

El juez Undécimo del Ramo Penal, José Eduardo Cojulún, determinó que existen suficientes elementos probatorios sobre la supuesta responsabilidad de García Arredondo en la muerte de los estudiantes universitarios Jesús España Valle y Gustavo Hernández González a manos de las fuerzas de seguridad del Estado.

Los estudiantes fueron secuestrados en un sector cercano al Paraninfo Universitario, en el centro histórico de la capital guatemalteca, el 2 de febrero de 1980, tras participar en el entierro de los universitarios que murieron en la ocupación de la embajada de España ocurrida dos días antes.

Los cuerpos de los estudiantes fueron hallados dos días después con señales de tortura.

García Arredondo también enfrenta un juicio penal, en el mismo juzgado, por el incendio de la legación española, el 31 de enero de 1980, que se cobró la vida de 37 personas, entre ellas tres españoles.

El exjefe policial es el único detenido y procesado por la masacre en la embajada española, aunque la Justicia guatemalteca emitió en diciembre pasado una orden internacional de captura con fines de extradición contra Donaldo Álvarez Ruiz, ministro del Interior cuando ocurrió el suceso.

La Fiscalía guatemalteca responsabiliza a García Arredondo de haber dirigido a las fuerzas de seguridad que incendiaron la misión diplomática.

La embajada había sido ocupada por indígenas, acompañados de universitarios, para denunciar la represión militar en el país, especialmente en el departamento noroccidental de Quiché.

García Arredondo fue detenido el 24 de julio pasado en el marco de otro proceso judicial por la desaparición forzada de un estudiante universitario en junio de 1981.