Danilo Medina, un disciplinado estratega del gobernante Partido de la Liberación Dominicana, esperó 12 años y aguantó embates de su propio colectivo para poder alzarse con el triunfo en los comicios presidenciales de República Dominicana.

El economista de 60 años, nacido en una familia rural, fungió en dos ocasiones como jefe de campaña del presidente Leonel Fernández y se desempeñó en dos de las tres administraciones de Fernández como secretario de la presidencia, desde donde coordinaba al gabinete de gobierno y era considerado la mano derecha del jefe de Estado.

Pero cuando Fernández no pudo optar por la reelección en 2000 debido a una prohibición constitucional, Medina cayó derrotado por amplio margen en los comicios presidenciales de ese año ante Hipólito Mejía, del Partido Revolucionario Dominicano.

Aquella derrota tuvo como ingredientes principales el carisma de Mejía y el voto de castigo contra "los comesolos", como denominaba la oposición a la administración de Fernández por considerar que sólo gobernaba en favor de los militantes de su partido.

Luego de 12 años, Medina tuvo la revancha y el domingo se impuso a Mejía, un agrónomo de 71 años, cuya popularidad resurgió después de que en 2004 concluyó su gobierno en medio de la peor crisis financiera que ha sufrido República Dominicana debido a tres millonarios fraudes bancarios.

El triunfo de Medina en las elecciones más reñidas en la historia reciente de República Dominicana no llegó del cielo, fue la cosecha de varios años de persistencia.

Medina abandonó a finales de 2006 su oficina como secretario de la presidencia para lanzar su precandidatura con el PLD para los comicios de 2008, sabiendo que su principal contendiente sería Fernández.

"Siempre dije que esta competencia era con el Estado. El Estado se impuso", lamentó Medina seis meses después, en 2007, cuando se quejó del uso de recursos públicos en la avasalladora victoria de Fernández en las primarias partidarias.

Por ello Medina, que como estratega y ex diputado manejaba aún amplios sectores del Partido de la Liberación Dominicana, se opuso a que Fernández tuviera la opción constitucional de volver a reelegirse en 2012.

"La gente me decía que el presidente no me iba a apoyar", confesó la semana pasada en un encuentro con varios periodistas.

Pero luego de que Fernández anunció en marzo de 2011 que no aspiraría a una nueva reelección y que Medina ganó las primarias y eligió a la primera dama Margarita Cedeño como compañera de fórmula, el mandatario se unió de lleno a la campaña.

Fernández incluso "confundió sistemáticamente los actos de inauguración de obras con el proselitismo partidista" a favor de la fórmula Medina-Cedeño, aseguró el coordinador del grupo Participación Ciudadana, que representa a la organización Transparencia Internacional.

El mandatario recorrió durante los últimos meses todo el país para inaugurar diversas obras viales, acueductos, escuelas, hospitales y la segunda línea del metro de Santo Domingo, aunque aún está inconclusa.

Según datos de Secretaría de Obras Públicas, durante la presente administración el gobierno invirtió 2.600 millones de dólares en obras de infraestructura.

Medina promete continuar las millonarias obras de infraestructura de Fernández, ya que "eso está bien".

Pero también promete corregir lo que está mal, como la creciente desigualdad social pese al crecimiento económico y ofrece establecer la seguridad social para todos los habitantes y reformar la educación básica.

Medina nació el 10 de noviembre de 1951 como el mayor de los ocho hijos de Juan Pablo Medina y Amelia Sánchez (ya fallecida) en el pueblo rural de Arroyo Cano, 215 kilómetros al oeste de Santo Domingo. Desde 1987 está casado con la psicóloga Cándida Montilla, con quien tiene tres hijas: Sibely, una economista; Vanessa, abogada, y Ana Paula, estudiante de medicina.

Aunque en 1971 ingresó a la carrera de ingeniería química en la Universidad Autónoma de Santo Domingo nunca obtuvo el título debido a su activismo político y a su trabajo como empleado en el gobierno en la dirección de aduanas.

Como dirigente del Frente Universitario Social Demócrata se unió en 1973 al ex presidente Juan Bosch para dejar las filas del Partido Revolucionario Dominicano y fundar el Partido de la Liberación Dominicana, ambos de corte marxista en aquel entonces.

Tras abandonar la carrera de ingeniería química, en 1980 ingresó al privado Instituto Tecnológico de Santo Domingo donde obtuvo en 1984 el título de licenciado en Economía.

Medina fue electo diputado por el Partido de la Liberación Dominicana en tres periodos consecutivos de 1986 a 1996 y presidió la cámara baja entre 1994 y 1995.