Al menos 12 militares murieron el lunes durante un enfrentamiento entre el ejército y un comando guerrillero de las FARC en una localidad fronteriza con Venezuela, informaron las autoridades.

El choque se registró en una zona rural del municipio de Maicao, departamento de La Guajira a 770 kilómetros al noreste de Bogotá, dijo por teléfono a The Associated Press el general Jorge Eliécer Suárez, comandante de la Primera División del Ejército con jurisdicción en esa zona.

El gobernador de La Guajira, Juan Francisco Gómez, informó a la prensa que "hay 10 soldados, un cabo (o suboficial) y un subteniente muertos", así como cuatro militares heridos que fueron trasladados a una clínica de Maicao.

Suárez atribuyó el ataque al frente 59 de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Aseguró que ese frente entró en combate desde de territorio venezolano y "luego... se replegaron hacia este país nuevamente".

"La situación (en la zona) es muy delicada", agregó el jefe militar, y señaló que todavía continúan los combates.

Desde Caracas, el presidente Hugo Chávez dijo, en una llamada telefónica que difundió la televisora estatal, que las fuerzas militares venezolanas fortalecieron el patrullaje aéreo y están realizando reconocimiento terrestre en la zona donde se dio el ataque ante la posibilidad de que algunas unidades guerrilleras pudieran haber pasado hacia Venezuela.

"No vamos a permitir que grupos irregulares, sea del signo que fuere... utilicen a Venezuela como sitio para acampar o para entrenar o para atacar fuerzas de otros países", indicó Chávez, quien permanece convaleciente en Caracas tras culminar este mes un tratamiento de radioterapia contra el cáncer en la capital cubana.

"No podemos permitir que a nosotros nos inmiscuyan en un conflicto que no es nuestro", agregó.

Chávez comentó que conversó este lunes, vía telefónica, con su par colombiano, Juan Manuel Santos, sobre el ataque guerrillero.

Sin embargo, Santos no ha hecho ningún pronunciamiento oficial al respecto.

Figuras políticas colombianas, como el ex presidente Alvaro Uribe (2002-2010), han señalado en repetidas ocasiones al gobierno venezolano como promotor de las FARC e insisten que en este país se le presta resguardo a sus miembros.

El mandatario venezolano siempre ha rechazado esos señalamientos.

El revés de la fuerza pública se suma a dos más que las FARC le han asestado este año.

El 28 de abril, 15 militares murieron en combates con esa guerrilla en el departamento de Caquetá, mientras que el 17 de marzo un suboficial y 10 soldados fallecieron en una emboscada de los rebeldes en una zona rural de Arauca, en el noreste del país y fronteriza con Venezuela.

De acuerdo con el analista Ariel Avila, hasta el 30 de abril "hay un aumento del 3% en los ataques de las FARC a la fuerza pública en comparación al año pasado".

En 2012 se han registrado 550 ataques en promedio, lo que representa un incremento del 15% con respecto al mismo periodo de hace cuatro años, especificó Avila de la no gubernamental Fundación Nuevo Arco Iris, que estudia el conflicto armado en el país.

El analista destacó que la guerrilla experimenta una recuperación militar en algunos territorios del país, entre ellos La Guajira, donde hay una orden de la comandancia rebelde de extorsionar a los ganaderos, por ejemplo.

Igualmente, señaló que la obtención de réditos por la minería ilegal le ha dado nuevos bríos a las FARC.

___

La periodista de The Associated Press en Caracas, Fabiola Sánchez, colaboró con este despacho.