Un hombre de Texas fue condenado el lunes a pasar 10 años tras las rejas por su relación con una operación para traficar casi dos toneladas de marihuana como parte de una banda que, según los fiscales, tenía operaciones entre México y Kentucky.

El juez federal de distrito John G. Heyburn II también sentenció a Exsaúl Silva-García a cinco años de libertad condicional. El hombre radicaba en la ciudad de McAllen, Texas, cerca de la frontera con México.

Un jurado federal de Louisville encontró culpable en febrero a Silva-García de posesión con intención de distribuir más de 1.000 kilos de marihuana.

Silva-García y otros cinco individuos fueron aprehendidos el 25 de febrero de 2010 cerca de Louisville. La Policía afirma que encontró un camión con remolque que estaba atascado en césped y que transportaba 3.766 libras (1,7 toneladas) de marihuana en un compartimiento oculto. Los fiscales dicen que Silva-García y otras dos personas habían pedido los servicios de una grúa y fueron arrestados.

Otros cuatro implicados fueron condenados de tres a 26 años de prisión.