El primer ministro de Canadá, Stephen Harper, confirmó hoy que su país aportará 110 millones de dólares anuales (2015-2017) para ayudar a financiar las fuerzas de seguridad afganas con el fin de asegurar la "estabilidad" y la "democracia" en el país.

Harper confirmó durante la cumbre de la OTAN que concluyó hoy en Chicago que las tropas canadienses continuarán hasta el final de la actual misión de entrenamiento, que concluirá el 31 de marzo de 2014.

Canadá "completará su actual misión de entrenamiento, pero nuestro país no tendrá ninguna misión militar en Afganistán después de marzo de 2014", señaló Harper.

Canadá, dijo, quiere afianzar los avances hechos en Afganistán así como reforzar la democracia en el país, para que "sea más estable, más seguro y nunca vuelva a ser un refugio para los terroristas".

El primer ministro valoró el papel de las tropas canadienses y sus "enormes sacrificios" en la ayuda a la población afgana durante más de una década.

En una declaración al término de la cumbre, Harper subrayó que también es necesario que el Gobierno afgano asuma responsabilidades más allá de la seguridad, "redoblando la mejora del Gobierno, el respeto a los derechos humanos y la lucha contra la corrupción".

Harper señaló que este ha sido un importante año para la OTAN, que actuó "rápida" y "efectivamente" en coordinación con otros socios "para ayudar al pueblo libio a derrocar un régimen tiránico".

Por otra parte, destacó las "productivas" reuniones que mantuvo con algunos mandatarios en los últimos días, como el presidente estadounidense, Barack Obama; el francés Francois Hollande; el primer ministro británico, David Cameron, y la canciller alemana, Angela Merkel.