La Comisión Europea (CE) ha exigido a Google cambios en varias de sus prácticas si quiere evitar una multa por abuso de posición dominante, anunció hoy el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia.

Bruselas, que abrió una investigación en noviembre de 2010, considera que la compañía estadounidense puede estar violando normas comunitarias por, entre otras cosas, dar prioridad a sus anuncios y aprovechar contenido de competidores en su propio beneficio.

Almunia ha explicado que ha escrito a la compañía para ofrecerle la posibilidad de presentar posibles soluciones en un plazo de "semanas" antes de seguir adelante con el caso, que eventualmente podría desembocar en una sanción multimillonaria.