Un fiscal apeló ante la Cámara de Casación Penal de Argentina el sobreseimiento de una causa contra el expresidente Fernando de la Rúa por el homicidio de varios manifestantes durante la represión que antecedió a su renuncia en plena crisis de 2001, informaron hoy fuentes judiciales.

El recurso extraordinario fue presentado por el fiscal ante la Cámara Nacional de Casación Penal, Ricardo Wechsler, quien en su presentación consideró que el entonces mandatario tenía "todo el poder" para evitar los asesinatos de manifestantes "y no lo hizo".

A finales de 2010, un tribunal de segunda instancia había confirmado el sobreseimiento de la causa abierta contra el expresidente por el homicidio culposo de cinco personas y las heridas de un centenar de manifestantes durante el estallido social que a fines de 2001 llevó a su renuncia a la jefatura del Estado, el 20 de diciembre de ese año.

En abril de 2009 un juez de primera instancia exculpó al expresidente por considerar que no estaba probado que hubiera estado en la cadena de mando que ordenó desalojar a los manifestantes que protestaban contra su Gobierno en la Plaza de Mayo, frente a la sede del Ejecutivo.

La defensa del exmandatario siempre planteó que De la Rúa no ordenó las acciones de represión policial ni tuvo conocimiento de los excesos de los efectivos de seguridad que causaron las muertes.

En su presentación, el fiscal Wechsler consideró "inadmisible" sostener que De la Rúa "no conociera los acontecimientos que sucedieron luego" de que en la noche del 19 de diciembre de 2001 declara el estado de sitio en el país.

Si el recurso presentado por Wechsler prospera, el asunto podría dirimirse en la Corte Suprema de Justicia.

Los disturbios del 19 y 20 de diciembre de 2001, cuando Argentina llevaba tres años de recesión económica, se replicaron en varias ciudades del país y dejaron una treintena de muertos.

La renuncia de Fernando De la Rúa (1999-2001), quien sostiene que fue víctima de un complot, desembocó en una crisis institucional en la que Argentina tuvo cinco presidentes que fueron dimitiendo en forma sucesiva hasta que el 2 de enero de 2002 el Parlamento designó jefe del Estado a Eduardo Duhalde (2002-2003).