La antorcha olímpica se extinguió brevemente durante el trayecto hacia los juegos de Londres 2012, dijeron los organizadores.

La antorcha viajaba en la silla de ruedas del jugador paralímpico de bádminton David Follett en el poblado de Great Torrington, en el occidente de Inglaterra, cuando la llama se apagó.

El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres dijo que la llama se extinguió por un problema de funcionamiento de la hornilla.

Ese tipo de eventualidades son comunes y los organizadores mantienen una "llama madre" en una lámpara de seguridad por si acaso.

Follet, que utiliza una silla de ruedas luego de resultar herido en un accidente de auto a los 19 años, se le dio un reemplazo de la antorcha para continuar con el trayecto.

La llama hace un viaje de 12.875 kilómetros (8.000 millas) alrededor del Reino Unido, con una parada en Irlanda.